www.masvive.com

REPORTAJE

Los escolares de Las Rozas, apasionados de la tecnología
Ampliar

Los escolares de Las Rozas, apasionados de la tecnología

lunes 19 de noviembre de 2018, 19:23h
Add to Flipboard Magazine.

El próximo Bill Gates, Elon Musk, Steve Jobs o Jeff Bezos puede que esté ahora mismo estudiando en uno de los centros educativos de Las Rozas. Los estudiantes roceños forman parte del grupo de jóvenes y adolescentes que está comenzando a cambiar el concepto nuestro concepto de la vida cotidiana y se están formando hoy para liderar la próxima revolución tecnológica. Ya dan muestras de su talento e inventiva en numerosos premios relacionados con la robótica, la impresión 3D y la programación, dentro de un contexto que apuesta por la innovación y que llega a todos los rincones de la ciudad.

A algo tan simple como una mesa que cojea y a la que le falta un poco para igualar sus patas, se le puede dar solución, en lugar de con una cuña de madera o papel, como es tradicional, con una pieza completamente adaptada y fabricada para este mueble, en cuestión de minutos y en el mismo hogar. Este es un ejemplo de lo que se puede hacer con la robótica y la impresión 3D, materias en las que se han empezado a formar a los escolares madrileños de Secundaria a través de la asignatura de ‘Tecnología, programación y robótica (TPR)’.

En una localidad como Las Rozas, con más de 20.000 escolares y la presencia de numerosas empresas dedicadas a la tecnología, hay “un potencial para el emprendimiento y la innovación tecnológica muy importante”, asegura la concejal de Educación, Mercedes Piera, de quien depende un certamen único y singular, el ‘Desafío Las Rozas’. “Que sepamos no hay un ayuntamiento que promueva un torneo similar en el que participen todos los centros educativos”, reflexiona Piera.

Partiendo de la base de que “las empresas buscan cada vez más perfiles tecnológicos” y aprovechando que desde 2015 se imparte en los centros de Secundaria esa asignatura de TPR, crearon este desafío que promueve la innovación tecnológica de los jóvenes roceños. Los equipos participantes, de momento 52 aunque las inscripciones continúan abiertas hasta el 15 de noviembre, tendrán que desarrollar y aplicar los conocimientos de robótica, programación e impresión 3D a soluciones y proyectos concretos relacionados con su entorno más cercano, con una metodología práctica y participativa.

Ya el año pasado los participantes sorprendieron con sus propuestas y este año la expectación, aseguran desde el Ayuntamiento, es enorme. “Los peques piensan de otra forma, no tienen las barreras que nos ponemos los adultos, esa ambición sana de mejorar las cosas nos ofrece unos proyectos y unas ideas espectaculares”, dice el alcalde, José de la Uz. “Va a haber mucho nivel, y estoy seguro de que nos van a sorprender con proyectos muy potentes”.

El Desafío Las Rozas presenta tres categorías y es decisión de cada centro presentar proyecto solo a una, las dos o atreverse con las tres. Habrá una Prueba Libre, cuyo contenido y temática elegirá el equipo; el ‘Robotón’, que plantea un desafío con el diseño y construcción de un robot recolector de basura; y la categoría 3D, donde tendrán cabida proyectos de diseño construidos esencialmente mediante impresión 3D. Esta última categoría es una novedad con respecto al año pasado.

“Los alumnos trabajan todo el contenido curricular de asignaturas como Física, Matemáticas, Diseño, Electrónica… pero lo aprenden jugando y haciendo realidad un proyecto”, explica la concejala de Educación. Pero es mucho más, “se crea una comunidad educativa en torno a la tecnología. Están trabajando en común y esto despierta la pasión y la curiosidad por los proyectos de los demás”.

El año pasado del Torneo de Robótica resultaron ganadores el centro Vicente Aleixandre con uno de sus robots y con el proyecto Marte. A él se sumaron los IES 1 y García Nieto, con un proyecto sobre utilización de datos de personas a través de la identificación de la huella digital y un robot vacía-papeleras, respectivamente.

Campeones en tecnología

Pero no solo se trata del Desafío Las Rozas. Los centros educativos de Las Rozas son habituales en todo tipo de competiciones relacionadas con la tecnología. Por ejemplo, este año son ocho los centros que participarán en Retotech, promovido por la Fundación Endesa en Madrid y Aragón, que ‘reta’ a estudiantes a realizar un proyecto tecnológico que resuelva una necesidad real de su entorno. En el Retotech conocen bien a los alumnos de Las Rozas. El año pasado el ganador del Premio Fundación Endesa de este certamen fue el IES Federico García Lorca con el proyecto ‘Learning about energy’; mientras que el Colegio Balder, con ‘Poseidón’, fue ganador del Premio Empleado Endesa de este mismo certamen.

También un equipo del IES García Lorca, con su Club de Robótica ‘Lorca Lab’, ganó el certamen Robocampeones, competición de robots escolares promovido por la Asociación Robocampeones y el Ayuntamiento de Fuenlabrada, en la modalidad Impresión 3D, con el proyecto Cadena ADN; los alumnos de 1º de Bachillerato del IES El Burgo-Ignacio Echeverría se alzaron con el premio del primer Concurso CANSAT, organizado por la Agencia Espacial Europea, diseñando y construyendo un satélite en una lata de refresco; un equipo del Colegio Logos resultó finalista con ‘Infoversity App’, en el certamen nacional de emprendimiento, organizado por Fundación La Caixa; y un equipo del colegio Santa María de Las Rozas quedó segundo en el certamen nacional TECHMI de Mujer e Ingeniería organizado por la Real Academia de Ingenieros.

Un trabajo muy serio

Los alumnos se toman muy en serio su presencia en estos certámenes, al igual que su aprendizaje. A la labor que se desarrolla en los centros y talleres extraescolares, se suma la investigación que realizan a nivel particular para que, en un futuro, en su acceso a la universidad y formación profesional esté garantizado el éxito. Así lo explican a MasVive los alumnos de uno de estos talleres, en el IES Federico García Lorca. Escolares que al finalizar las clases acuden a estas extraescolares donde, entre otras cosas, desarrollan programas para encender y apagar luces LED desde el móvil, conducir trenes, diseñar prótesis de rodilla, mover personajes para una fiesta virtual de Halloween…

Para ello, trabajan con programas específicos, pero a la vez son autodidactas, investigan por su cuenta. Sus ganas llegan hasta tal punto, que los alumnos de mayor edad, bajo la supervisión de los profesores, se encargan de explicar a los de los primeros cursos los detalles y el funcionamiento de esta tecnología que, defienden los propios escolares, llegará un día que permitirá que los trabajos básicos se encarguen a robots, mientras que los humanos solo se dedicarán a controlarlos.

Una de las alumnas a la que preguntamos nos explica que confía en que uno de los campos en los que que tengan “mucho futuro” estos conocimientos sea la ingeniería biomédica, por ejemplo diseñando prótesis con impresión 3D y, por otra parte, en la educación, plasmando conceptos e imágenes que les sean más fácil estudiar.

La pasión que sienten los alumnos por esta materia es reflejo del interés y complicidad de sus profesores. En el caso del IES Federico García Lorca se trata de Mari Cruz Casermeiro y Marta Herreros Portolés, que están encantadas con la aceptación que está teniendo la asignatura de TPR entre los alumnos de Secundaria y su implicación posterior en los talleres.

Explican que lo primero que hacen es enseñarles a programar por bloques para pasar a la siguiente fase, que es la robótica, utilizando kits específicos. “Les planteamos retos que tienen que ver con su mundo real. Al principio son juegos. Eso hace que lo entiendan bien. La base es resolver un problema y adaptarlo al mundo real. Además, como se han añadido competiciones de robótica, hemos intentando que tuviera trascendencia en todos los departamentos y que cada alumno se dedique a lo que le apasiona”, detallan la dos educadoras. También disponen de cuatro impresoras 3D.

Este año, es la empresa BQ -tecnológica nacida en Las Rozas- la que colabora con el Ayuntamiento en el Desafío Las Rozas. A través de su área de Educación se encarga también de uno de los talleres de este instituto y facilita los kits de montaje. Su responsable en esta materia, Álvaro Varelo, explica que la Consejería de Educación les pidió ayuda cuando introdujeron la asignatura de TPR. “Llevamos haciendo esto desde hace cuatro años. Damos formación al profesorado, creamos contenidos para libros digitales y contamos con una plataforma que se llama bMaker, que es la primera de contenido 100 por 100 digital en España. Se trata de algo pionero y que se está implementando en muchos colegios”, resalta. Varelo asegura que “vivimos en un mundo de tecnología” y en la necesidad de “educar para crear”.

La dimensión social

En su primera edición, los organizadores del TECHMI pedían inventos robóticos que pudieran tener dimensiones sociales. El Colegio Santa María de Las Rozas presentó dos equipos a concurso y uno de ellos llegó a la final con un robot para facilitar la práctica autónoma de ‘boccia’, deporte paralímpico. Acabaron en este concurso -aunque también particpan en otros- porque una antigua alumna del centro, ingeniera recién licenciada, estaba entre los profesionales que los organizadores facilitaban a los centros para arrancar con sus propuestas.

Explica Patricia Castromil, profesora de TPR, que su iniciativa surgió porque “uno de los alumnos había practicado boccia y ya había hecho algún que otro trabajo relacionado con este deporte en otras asignaturas. Además, vino al centro Álvaro Galán, que tiene parálisis cerebral y es jugador de este deporte, a dar una charla que motivó mucho a los chicos”.

En la categoría BC3 de este juego, destinada a “deportistas con severa disfunción locomotriz (…) con dificultades para sostener, agarrar o lanzar la bola”, los deportistas necesitan la intervención de un auxiliar, que se mantiene de espaldas al juego y solo puede realizar los actos que le indica el jugador. Utilizan una canaleta o rampa para el lanzamiento de la bola. “Los chicos se plantearon cómo poder dar autonomía real a los jugadores”, y el resultado es un robot que controla, mediante gestos con una mano, el movimiento de la canaleta.

“La iniciativa ha sido suya”, explica la profesora, que asegura que el crecimiento de los escolares en estas materias es exponencial. “Me están superando mucho, van por delante de lo que exige la asignatura a nivel curricular”. La profesora comenta asombrada “el nivel técnico y de implicación personal” de los escolares. Tampoco olvida que todo esto ha sido, además, un movimiento para crear algo que ayude a la gente. “La tecnología no es solo para quien lo tiene todo, sino un compromiso con quienes no lo tienen”, afirma Patricia Castromil, quien defiende una visión humanista de la tecnología que le dé una dimensión social.

Su prototipo puede acabar convertido en algo muy real. Este año participan en Retotech y han pedido poder desarrollar esta misma idea, aprovechando que los kits que les facilitan para el reto son más avanzados y les permitirán funciones y programaciones que no pudieron hacer con la tecnología facilitada por TECHMI. Además, desde la Real Academia de Ingeniería han contactado con el centro para valorar la posibilidad de convertir esta iniciativa en algo real.

Las Rozas Tecnológica

También se va a hacer realidad el proyecto ganador de la primera edición de la Escuela de Emprendimiento Joven, destinada a alumnos de final de Secundaria y Bachillerato, en la que participaron 100 chavales. Los ganadores presentaron una aplicación en la que aglutinar toda la oferta de actividades del Ayuntamiento para los jóvenes roceños y el Consistorio ya ha contratado a una empresa para llevar esa idea a la práctica.

Todas estas iniciativas, explica el alcalde, José de la Uz, son parte “de un proyecto de ciudad a largo plazo” que apuesta por la innovación y la tecnología. Se le ha dado el nombre de Las Rozas Distrito Tecnológico y surge de una demanda concreta. “Tenemos una comunidad tecnológica muy fuerte que nos pedía identificar todo lo que tenemos y conectar todo lo que hay en ese ecosistema”, asevera.

“Con las tecnológicas ya nos hemos sentado para conectarlas. A ellos les interesa este talento de los colegios y se trata de conectarlos con las universidades las empresas”, explica el regidor, quien destaca que se ha desarrollado, con la ayuda de un consultor, “un proyecto a largo plazo con muchas medidas y acciones concretas… que tiene que ser un proyecto conjunto, porque Las Rozas apuesta por la innovación, por la tecnología”.

Alumnos del Colegio Santa María de Las Rozas con sus proyectos para el concurso TECHMI
Ampliar
Alumnos del Colegio Santa María de Las Rozas con sus proyectos para el concurso TECHMI
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Noticias de Las Rozas, Torrelodones y Sierra Noroeste de Madrid

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


© MasVive · info@masvive.com · Tf. 649 899 955