www.masvive.com
¡Qué hacemos con Canto del Pico!
Ampliar

¡Qué hacemos con Canto del Pico!

martes 06 de junio de 2017, 18:05h
Add to Flipboard Magazine.

“Desolador”, “se te cae el alma a los pies”, “da mucha pena”… estas son sólo algunas de las impresiones que hemos recogido en los últimos días sobre el estado en el que se encuentra Canto del Pico en la actualidad. Una visita oficial al interior del edificio en compañía de la propiedad y de la directora general de Patrimonio, Paloma Sobrini, ha evidenciado que estamos ante un momento crucial para la historia y supervivencia del edificio. ¿Se podría quedar Torrelodones sin uno de sus emblemas históricos?

En febrero de este año se constituyó un grupo de trabajo, dentro del Consejo de Cultura, dedicado a buscar “soluciones para uno de los monumentos más emblemáticos de Torrelodones”, tras aprobarse en el Pleno una iniciativa del PSOE, cuyo portavoz, Guillermo Martín, defendía asegurando que “quizás nos hemos acostumbrado a ver el deterioro y decadencia del palacio de Canto del Pico, uno de los emblemas de nuestro municipio y casi casi que hemos asumido la incapacidad de poder revertir esta situación”, por lo que pedía “un revulsivo, rebelarnos ante esta realidad”.

Ese grupo de trabajo quedó constituido por un representante de cada uno de los grupos municipales del Ayuntamiento, el experto cultural Andrés Ruiz Tarazona, la archivera municipal, un miembro de la Asociación Torrearte y un vecino que forma parte del Consejo de Cultura, y lo cierto es que han conseguido que se vuelva a hablar de Canto del Pico. Incluso que la directora general de Patrimonio, Paloma Sobrini, visitara recientemente el edificio y que la propiedad acudiera a esa cita para tratar de dar explicaciones sobre el estado de este monumento construido en 1920 por José María del Palacio y Abárzuza, conde de Las Almenas, para albergar su colección de arte, protegido desde 1930, declarado Bien de Interés Cultural, y en un estado que quienes han visitado recientemente califican de lamentable.

Impresiones tras la visita

La alcaldesa, Elena Biurrun, lo ha visto incluso más deteriorado que en la visita que hizo hace año y medio y asegura que el inmueble está “vandalizado y abandonado”, aunque la propiedad niega la mayor, que haya un abandono del edificio. Las imágenes tomadas en el interior muestran un paisaje de cascotes, paredes y techos derrumbados, pintadas y andamios intentando apuntalar lo que aún queda en pie.

Biurrun explica que se le ha planteado a la Comunidad de Madrid que tiene “que tomar cartas en el asunto”. En estos seis años han sido varias las reuniones que se han mantenido con Patrimonio y la Dirección General de Medio Ambiente, pero recuerda que con la actual Ley del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, este inmueble es “invendible”.

Como explica el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Santiago Fernández, “es prácticamente imposible cualquier tipo de uso que no sea el residencial”, algo que se ha resuelto en otros parques regionales, pero no en el de la Cuenca Alta del Manzanares, y eso limita mucho las posibilidades de actuar e invertir en el edificio.

De hecho, a la propiedad -la empresa británica Stoyam Holdings Limited (SHL), propiedad de José Antonio Oyamburu Goicoechea, que se lo compró a la familia Franco en 1988- se le ha planteado la posibilidad de que presente un proyecto viable sobre el que trabajar e iniciar conversaciones con el Parque y Medio Ambiente, pero diversas fuentes señalan que el propietario se “enroca” en el proyecto que tenía en 1990 para construir allí un hotel de lujo, que hoy por hoy legalmente es imposible; y que pide una cantidad astronómica por la venta de la propiedad, que además del palacio tiene 100 hectáreas y 9 kilómetros de perímetro. Nada menos que unos 20 millones de libras se piden por él en una web britanica de venta de propiedades en la que, por cierto, las fotografías que acompañan a la oferta distan mucho de lo que se puede encontrar cualquiera que entre en el Palacio.

Andrés Ruiz Tarazona nos cuenta que él, que no conocía la casa por dentro, se quedó impactado por el estado tan lamentable que presenta en su interior. “No pensaba que estaba tan mal”. La visita le ha hecho reafirmarse en sus convicciones, nos dice. “Siempre he querido defender el Patrimonio Cultural y el Canto del Pico es un lugar simbólico al que no imagino desaparecer de nuestro paisaje. El Palacio es único y por ello, muy especial”. No se le olvida lo “contrariada por su dramática situación” que parecía estar la directora general durante la visita.

“Se te cae el alma a los pies”, resume el portavoz de Ciudadanos, Santiago San Martín. Cree que hemos llegado ya “a un punto de no retorno” e insiste en que la propiedad “no ha cumplido sus obligaciones con el Bien de Interés Cultural, pero sí que ha estado haciendo uso de los derechos que tiene por él”, en referencia a la exención para el pago del IBI, que habría implicado, a cambio, la obligación de abrirlo para la visita, cosa que nunca se ha hecho. Asimismo, ha asegurado a MasVive que Ciudadanos presionará, desde la Asamblea de Madrid, para que el Parque Regional “abra un poco la mano” y se permita algún uso en la zona que permita la supervivencia de la finca.

Por su parte Guillermo Martín, del PSOE, asegura que su primera impresión fue de “tristeza y desolación”, tras tres años sin entrar en el edificio. “Desde lejos no se ve lo deteriorado que está. De cerca se percibe lo bonito que es y la ubicación preferente que tiene y lo mal que está también por fuera. Por dentro no queda nada, está lleno de pintadas. Y aún así sigue siendo espectacular, te queda la necesidad de que hay que salvar lo poco que queda”.

Pero no es nada nueva esta tristeza por el estado de Canto del Pico. José de Vicente Muñoz ya en 1985 tenía esa misma impresión al ver las estancias del Palacio, “sobre todo al ver la biblioteca por los suelos”. El historiador de Torrelodones incluso pidió permiso para llevarse en depósito los libros a una dependencia municipal, “donde estarían seguros”, algo que le fue denegado, lamentaba.

El sarcófago perdido

De los tesoros que albergaba Canto del Pico poco queda ya y, en las últimas semanas, además, hemos podido saber del destino de uno de los elementos que quedaban en su interior. Lo ha denunciado Isabel Pérez Van Kappel, estudiosa de la historia de Canto del Pico, quien se encontró en una noticia del diario ABC fechada hace algo más de dos años con un sarcófago del siglo XVI perteneciente a la colección de Canto del Pico que adorna ahora el vestíbulo del Hotel Alcázar de Sevilla.

Se trata de un sarcófago de piedra que en su día albergó los restos del Duque de Híjar, que está documentado con fotografías en el interior del Palacio. Al ser el edificio Bien de Interés Cultural, recuerda Van Kappel, sus elementos no pueden salir del mismo sin autorización, algo que confirma la Dirección General de Patrimonio, que ya ha requerido a la propiedad para que explique qué ha pasado con este sarcófago. Además, Isabel Pérez van Kappel asegura que hay otras obras de arte que han desaparecido de la colección del edificio.

ENTREVISTA

Paloma Sobrini Sagaseta de Ilurdoz es arquitecto y antes de llegar a la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid en julio de 2015 fue decana del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y presidenta de la Fundación Arquitectura COAM, entre otros muchos cargos. Asegura que le ha dado “mucha pena” el estado en el que se encuentra el Palacio de Canto del Pico, y explica que su departamento estudiará el expediente sobre este edificio, analizará las medidas a tomar y aplicará lo que contempla la Ley de Patrimonio, llegado el caso. (Unos días después de publicar esta entrevista, en el número 152 de MasVive, se supo que la Comunidad ha dado a la propiedad un mes para que presente un proyecto de restauración del edificio)

¿Qué impresión se llevó después de visitar Canto del Pico?

Está en un estado bastante desolador, faltan muchísimas piezas, ha entrado muchísima gente, han estropeado un montón de elementos, los forjados están muy mal estado…

De hecho hace unos días se conocía la desaparición de un sarcófago que ha aparecido en un hotel de Sevilla.

Efectivamente. Nos hemos puesto en contacto directo con la propiedad oficialmente pidiéndoles explicaciones de qué es esta pieza, y que nos contesten oficialmente para poder tomar medidas.

¿Y qué medidas se pueden tomar?

Todas las que la Ley de Patrimonio nos permite. Se abre un expediente que puede acabar en un expediente sancionador o no. Pero un Bien de Interés Cultural no se puede sacar de la Comunidad de Madrid así.

¿Todo lo que había en el interior de Canto del Pico está inventariado?

No, antiguamente no se hacían así las declaraciones de Bien de Interés Cultural, no hay un inventario exhaustivo de todos los elementos que lo componen. Las declaraciones ahora las hacemos definiendo perfectamente, en cada espacio y en cada zona, qué hay a proteger, qué valores tiene cada elemento y cuáles son los criterios de intervención. Es fundamental para preservar esos valores culturales, artísticos y arquitectónicos que lo hacen merecedor de ser declarado BIC. Antiguamente no era así, no entraban al detalle, a pormenorizar todos los elementos de valor que tienen y como han de ser tratados para el futuro.

¿Qué implica la declaración Bien de Interés Cultural para un monumento?

Es lo máximo que tenemos en la Ley de Patrimonio, los mejores elementos, los más relevantes, la joya de la Corona. Se analizan los valores artísticos, arquitectónicos, culturales… todos los valores que lo hacen merecedor de ser catalogado en las distintas tipología que contempla la Ley. Una vez que está visto que tiene todos esos valores de suficiente relevancia, se le hace una ficha particular y se marcan los criterios para las futuras intervenciones, para poder garantizar que estos valores se van a mantener en el futuro. Eso es lo importante. Y los propietarios tienen el deber de cumplir estos criterios.

En el caso de Canto del Pico, hay muchas quejas sobre cómo la propiedad trata el Bien.

Hasta ahora no hemos tenido denuncias, estamos viendo lo que hay. Por eso fuimos el otro día a verlo, a ver su estado y vamos a tomar medidas. Un BIC, jurídicamente, técnicamente, es propiedad de alguien, pero forma parte de la memoria colectiva, del Patrimonio colectivo de una región, y en este caso uno no puede hacer lo que quiera con su patrimonio. Cuando tiene un Bien de Interés Cultural tiene un deber con la sociedad, unos derechos y unas exenciones fiscales, pero también unos deberes.

Hace años se abrió un expediente pidiendo que se rebaje la protección del edificio.

Eso también lo vamos a analizar, si en un momento dado se ha considerado que tenía unos valores que hay que conservar o que hay que proteger, porque son reconocidos y relevantes, es raro que de repente estos valores no existan, como para poder rebajar la protección. Y en caso de que no existan porque se hayan destruido, habrá que ver por qué se han destruido, porque la Ley obliga a que los propietarios los conserven. Es un expediente en el que vamos ahora a entrar y analizar, porque no se puede actuar con frivolidad y ligereza.

Hay una iniciativa para declarar BIC la Presa del Gasco y el Canal de Guadarrama.

Los ayuntamientos de Torrelodones, Las Rozas y Galapagar se pusieron en contacto conmigo al poco de llegar a la Dirección General para pedirme esta declaración. Tenemos documentos aportados por la Academia de Historia, la Academia de Ingeniería… apoyando esta solicitud y nos parece que sí que tiene un interés histórico, técnico y cultural. Del Canal de Guadarrama no se llegaron a hacer más que los primeros 20 kilómetros del recorrido y estamos identificándolos. Lo primero que hay que hacer es estudiarlo, y documentarlo perfectamente… eso es la base para hacer después una declaración de BIC. Esa declaración afecta de un modo importante a la propiedad, tienes unos derechos y unos deberes, y claro, posiblemente aquí eso afecta a muchos propietarios, hay que hacerlo muy bien. Hay que documentar lo que hay e incluso lo que hubo, es importante que todo el mundo conozca esa riqueza, esa obra de ingeniería tan importante que, aunque nunca llegó a buen fin, fue tremendamente interesante, muy puntera en la Europa del siglo XVIII. Y las partes que se puedan recuperar para enseñar, pues vamos a intentar hacerlo.

En este y en otros ejemplos cercanos como el yacimiento de La Cabilda en Hoyo, está también el interés turístico.

Es fundamental, por eso Turismo y Cultura van de la mano. Somos una sociedad muy civilizada y culta, queremos conocer y el turismo cultural que se puede desarrollar en toda esta zona de la Comunidad de Madrid es fantástico. La gente quiere, además de ir a pasar un día estupendo y comer en unos municipios maravillosos, conocer el Patrimonio. El yacimiento de La Cabila es tremendamente interesante, y el Ayuntamiento va a seguir trabajando en él para tener más cosas que ofrecer.

¿Y cómo se convence a ciertos ‘elementos’ de que es necesario conservarlo?

Qué pregunta más difícil, ¿verdad? Si lo supiéramos. Te da mucha pena cuando llegas a uno de estos sitios y ves que han rayado los carteles explicativos, que han pintado con spray... los actos vandálicos son una incultura tremenda. Afortunadamente se están reduciendo y eso solamente se combate con la Cultura. Desde muy pequeños los niños tienen que conocer eso porque si no, cuando tienen 18 años y se van allí a hacer botellón, no lo valoran. Y por eso nos estamos esforzando muchísimo en los planes de educación patrimonial, tenemos cantidad de rutas arqueológicas con los colegios. Estamos convencidos que el mejor garante del Patrimonio son los ciudadanos cuando lo conocen, y eso hay que meterlo desde pequeñitos. Por eso cuando hay bienes de interés cultural, el propietario está obligado a abrirlos al público unos días al mes. El Patrimonio hay que conocerlo para amarlo, valorarlo y estar orgulloso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios


© MasVive · [email protected] · Tf. 649 899 955