www.masvive.com
La falta de aparcamiento echa a la calle a los comerciantes
Ampliar

La falta de aparcamiento echa a la calle a los comerciantes

miércoles 19 de octubre de 2016, 18:41h
Add to Flipboard Magazine.

“Nos hemos reunido (...) como protesta a las actuaciones urbanísticas llevadas a cabo por nuestro Ayuntamiento (...) Unas actuaciones urbanísticas realizadas de forma unilateral, sin la mínima participación de los vecinos ni comerciantes de Torrelodones”. Así comienza el Manifiesto que se leyó en la concentración de comerciantes el pasado 13 de octubre a las puertas del Ayuntamiento. Los comerciantes piden que se amplíen las plazas de aparcamiento y se les tenga en cuenta a la hora de desarrollar nuevas actuaciones. De momento, el Ejecutivo ya ha anunciado más plazas y la ampliación de la zona azul.

Más de un centenar de personas, portando carteles en los que se podía leer ‘El Ayuntamiento arruina al pequeño comercio con sus planes urbanísticos’, protestaban por las actuaciones urbanísticas llevadas a cabo el último año por el Consistorio en el casco urbano de la localidad que, sostienen, han supuesto una disminución considerable de las plazas de aparcamiento que está repercutiendo directamente en sus facturaciones. Se oyeron muchos cánticos y más de una petición de dimisión para el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Santiago Fernández.

Todo empezó con la recogida de firmas que llevan adelante, desde hace unos meses, los comerciantes de la calle de Los Ángeles para pedir al Ayuntamiento que se replantee el cambio de dirección de esta vía, que de ser una calle de subida ha pasado a ser de bajada, lo que aseguran que ha afectado directamente al volumen de negocio de los comercios de la zona. Agrupados en la Asociación de Comercios de la Calle de Los Ángeles, calculan “en más de un 50 por ciento” el descenso de afluencia de coches y peatones en esta calle, en la que está también la Oficina de Correos. Algo que achacan a que los vehículos que antes entraban directamente en esta calle tienen ahora “que dar una enorme vuelta” para llegar a ella.

Pero a las quejas se han ido uniendo comerciantes de otras calles del centro de Torrelodones que, durante el verano, han sido objeto de obras, como la calle José Sánchez Rubio, donde se ha ampliado el acerado, o Carlos Picabea, donde se está creando una nueva zona peatonal en torno al Arca del Agua. Tanto en estas como en otras vías comerciales se quejan de que las obras de ampliación de aceras, además de las consiguientes molestias, han supuesto la desaparición de plazas de aparcamiento en el centro. “El Gobierno de Vecinos por Torrelodones prometió 200 plazas más de aparcamiento en su programa del 2015, en lugar de eso ha destruido cerca de 270”, dice el Manifiesto de los comerciantes.

“La falta de aparcamiento es un problema acuciante”, asegura Santiago Navales, presidente de los comerciantes de la calle de Los Ángeles. “Queremos que el pueblo sea sostenible, verde y dinámico, pero para eso tiene que haber plazas de aparcamiento. A parte de que la gente pueda pasear, queremos que Torrelodones genere riqueza y puestos de trabajo en sus comercios. Pero así no pueden llegar nuestros clientes, al no poder aparcar la gente se va y esto está influyendo negativamente en todos los comercios”. El problema no es tanto el qué se ha hecho sino el cómo. “Creemos que es necesario arreglar las aceras, pero hay formas menos agresivas”, concluye Navales.

“Pretenden que nuestros clientes sean la cosa más sana del mundo y anden desde cinco kilómetros para acá, puesto que el ochenta por ciento del pueblo vive en las afueras, en urbanizaciones”, aseguraba durante la manifestación una hostelera de la calle Real. “Es muy bonito que la gente ande, pero no van a venir andando”, señalaba esta empresaria quien enfatizaba que los comercios de Torrelodones “no necesitamos más aceras, necesitamos que nos escuchen, un Plan de centro comercial abierto”.

Las peticiones de los comerciantes se resumen así en el documento que leyeron tras la concentración: “aumentar el parking disuasorio, como solución a la eliminación indiscriminada de plazas de aparcamiento; recuperar la entrada de las principales vías comerciales, en concreto para la calle Los Ángeles, como eje de distribución y vertebración del tráfico en el centro del pueblo; mejorar el aparcamiento rotatorio con zonas azules en horario comercial; y mejorar la comunicación con los comercios y empresas del municipio, para prevenir cualquier impacto socio económico, producido por la ejecución de obras”. Ya anuncian que continuarán con las movilizaciones y no descartan otra concentración.

Apoyo de la oposición

Todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Torrelodones han mostrado su apoyo a la reivindicación de los comerciantes y sus representantes no dejaron pasar la ocasión para dejarse ver en la concentración del pasado 13 de octubre.

Lo hace el PP asegurando que “se solidariza con todos ellos, les apoya firmemente y queda a su plena disposición”, y afirmando que el Ejecutivo “está cambiando y destruyendo Torrelodones; este ya no es el pueblo que los más de 23.000 ciudadanos eligieron para vivir”.

“La falta de planificación, la pésima gestión y las erróneas decisiones de unos pocos están afectando a la vida de muchos”, aseguran los populares, quienes critican el “sin sentido” de las obras y ponen todo el foco en el concejal de Urbanismo, al que acusan de actuar “unilateralmente” y de “ensanchar más de cuatro metros algunas aceras, hacer calles intransitables para los vehículos y eliminar plazas de aparcamiento” sin escuchar ni a comerciantes y empresarios ni a vecinos.

Desde el PSOE consideran “grave”, sobre todo, que parezca que el equipo de Gobierno no tiene “ninguna intención de rectificar ante el más que evidente rechazo que la manera de ejecutar las obras suscita”. Gráficamente, han definido el centro de Torrelodones como “una ratonera en la que circular es cada día más complicado y en el que encontrar estacionamiento es una tarea titánica”.

“Queremos transmitir nuestro apoyo de manera muy especial a los comerciantes de nuestro municipio que se han visto perjudicados por las obras y que, lejos de contar con el apoyo municipal, sólo han obtenido el desprecio por parte del equipo de gobierno”, aseguran los socialistas en un comunicado.

Por su parte, Ciudadanos ha pedido al equipo de Gobierno “diálogo y sensibilidad con un colectivo fundamental en el tejido productivo de Torrelodones”. Esta formación ha mostrado su “firme apoyo a las reivindicaciones de los comerciantes del municipio” y ha lamentado “la falta de diálogo y sensibilidad por parte del equipo de Gobierno, ya que esta situación repercute muy negativamente en la economía de sus negocios”.

También apoyan a los comerciantes desde Confluencia Ciudadana y han mostrado su sorpresa por las quejas de los comerciantes ante el trato que, dicen, han recibido del Ejecutivo en sus reuniones. “Resulta indecente tratar a nuestros comerciantes como dicen que fueros tratados por el equipo de Gobierno”, señalan. Además, recuerdan que “todos queremos un centro del pueblo amable, por el que se pueda pasear y hemos de asumir las incomodidades durante las obras, pero para poder caminar por el pueblo , hay que llegar a él... y eso implica poder aparcar”.

Esta formación no ve casual que esto suceda cuando se acaba de abrir el paso inferior, y recuerda que “no se pueden eliminar plazas de aparcamiento sin que haya alternativa real porque ahoga y mata al pequeño comercio local”.

El Ejecutivo responde

La respuesta del Ejecutivo a las demandas de los comerciantes ha sido anunciar que se ampliarán las zonas de aparcamiento con la incorporación de dos nuevas áreas de estacionamiento en el entorno del centro urbano, así como el incremento de las plazas de zona azul, que se amplía a más calles.

El concejal de Urbanismo, Santiago Fernández, ha asegurado a Más Vive que el Ejecutivo asume “el fallo que ha supuesto que las obras se hayan prolongado más de lo debido, ya que tendrían que haber acabado antes” y ha pedido disculpas por las molestias generadas.

Pero niega las críticas de que estas actuaciones se hagan sin ningún tipo de planificación, recordando que su plan es su programa electoral, en el que incluyeron la mejora de los itinerarios peatonales para resolver “el problema de seguridad en las aceras que comunican el Pueblo y la Colonia con los principales equipamientos, colegios, Instituto, Centro de Salud, Polideportivo, Servicios Sociales, etcétera”.

El responsable de Urbanismo asegura que uno de los objetivos de las obras de acerado ha sido “ganar dinamismo comercial, ya que está más que probado que estas actuaciones de espacio público, de grandes aceras, lo que hace es beneficiar a los comerciantes”, algo “que se ha probado en muchos pueblos y ciudades españoles y europeos. Para el peatón es mucho más cómodo pasear por una calle peatonal, los coches no entran en los comercios”. Asegura Fernández que la experiencia ha demostrado que es “la circulación de personas y no la de coches la que favorece al comercio”. Pero el conflicto, recuerda, surge porque “los nuevos espacios púbicos se hacen a costa del asfalto, no tenemos otro remedio, las calles son las que son, o se quitan sentidos de circulación o se quitan aparcamientos”.

También se ha buscado reducir la velocidad en el interior del casco urbano “siguiendo el manual de la DGT para estos casos”, que recomienda aumentar el número de pasos de cebra y que estos sean más estrechos y ampliar aceras en las esquinas de las calles para que “los giros de 90 grados sean menos cómodos para los vehículos y reduzcan la velocidad”. Esas esquinas, generalmente, no quitan plazas de aparcamiento, dice el edil, pero sí sirven para crear nuevas zonas estanciales.

Para paliar la falta de plazas de estacionamiento, Santiago Fernández ha anunciado que se va a incrementar el número de plazas de aparcamiento en el centro mediante la utilización de nuevas parcelas muy próximas a la calle Real y a Flor de Lis. Está previsto que estas dos parcelas, unas 75 plazas en total, estén habilitadas antes de la Campaña de Navidad.

Además, se continuará con la implementación de la zona azul gratuita. Habrá nuevas plazas azules en la calle Los Ángeles, calle José Sánchez Rubio y Camino de Valladolid y se ampliará el número de plazas en Carlos Picabea.

Asimismo, se sigue trabajando para que salga adelante la construcción del aparcamiento en la calle Rufino Torres, que tendría unas 200 plazas. Esta obra lleva tres años de negociaciones con la Comunidad de Madrid, dado que el terreno es una vía pecuaria, pero “esperamos estar ya en los últimos trámites”. También está ya redactado el proyecto del nuevo aparcamiento en el Polideportivo, en la zona de las piscinas, con 75 plazas.

También hay otras soluciones, asegura, que pasan por mejoras en el transporte público. Ya se trabaja con el Consorcio, por ejemplo, para ver la posibilidad de aumentar las líneas que dan servicio al Área Homogénea Sur, de forma que los vecinos de esta zona no tengan que subir al centro en su vehículo privado para coger el autobús a Madrid.

“Torrelodones tiene un déficit de espacios públicos de calidad. Por eso peatonalizamos la calle Real o la calle de Instituto, estamos haciendo la Plaza del Arca, se está actuando en los parques… estamos intentando que Torrelodones sea un espacio en el que la gente esté más cómoda. El objetivo es atraer más gente al centro, y eso beneficiará a los comerciantes”, concluye Santiago Fernández, quien recuerda la “virulenta” oposición que cosechó el proyecto de 1991 de peatonalizar lo que hoy es la plaza de la Constitución, entonces calle Real. Recuerda que la experiencia ha demostrado que los temores de los comerciantes y vecinos no se materializaron y hoy esta zona es un eje central de la vida de Torrelodones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios


© MasVive · info@masvive.com · Tf. 649 899 955