www.masvive.com
Una historia de cine
Ampliar

Una historia de cine

lunes 25 de diciembre de 2017, 11:29h
Add to Flipboard Magazine.

La historia de cómo Las Rozas se convirtió en un gran plató cinematográfico justo cuando la carrera de su promotor, Samuel Bronston, entraba en decadencia daría material para una buena película, una de esas historias más grandes que la vida misma que tanto se llevaban en los 60 y algunas de las cuales se rodaron en Las Rozas.

“¿Estamos en China? Al menos lo parece. Tal es la propiedad de las construcciones montadas a orillas de la carretera de Madrid a Coruña a kilómetros de la capital, en el término de Las Rozas. No se ha regateado esfuerzo para lograr la similitud con el original...”. Así comenzaba la pieza con la que el No-Do anunciaba, en 1962, el inicio del rodaje en Las Rozas de la película ‘55 Días en Pekín’, la primera de las películas que el productor norteamericano Samuel Bronston rodaría en los estudios de Las Matas, de los que también salió otro clásico cinematográfico cuajado de estrellas, ‘La Caída del Imperio Romano’, con sus míticas escenas de las huestes romanas cruzando, en medio de la nieve… la Sierra del Guadarrama.

El productor había llegado a España en 1959 en busca de buen tiempo, localizaciones baratas y facilidades para llevar a cabo sus películas. Llegó a nuestro país con la preparación de la película ‘El Capitán Jones’ y acabó montando un imperio cinematográfico del que salieron otras cinco películas de factura española. Fue un imperio cinematográfico efímero, construido en cartón piedra y apuntalado por estructuras metálicas y andamios de madera, pero durante un tiempo entretuvo y dio trabajo a cientos de vecinos del entorno de Las Rozas que lo mismo trabajaban de carpinteros y electricistas que se calzaban unas caligae y hacían bulto en aquellas escenas multitudinarias del cine previo a los efectos digitales que llenan una plaza de gente en un momento a golpe de ratón.

Su actividad contribuyó decisivamente al lanzamiento de España como localización de filmaciones de Hollywood. Aquí no sólo encontró costes de producción más bajos que en su país y buen clima, también técnicos bien cualificados y un paisaje tan variado que era ideal para rodar tanto en exteriores como en interiores.

Bronston había adquirido los estudios cinematográficos Chamartín, que acabaron siendo los estudios de producción Samuel Bronston y, tras haber producido en nuestro país ‘Rey de Reyes’ y ‘El Cid’, buscaba en 1961 un lugar en el que levantar los decorados para rodar los exteriores de su siguiente producción, ‘55 días en Pekín’. Y los encontró en Las Matas, un lugar a 25 kilómetros de Madrid donde compró unos terrenos que, con el correr de los años, se convirtieron en el Parque Residencial Nuevo Club de Golf, muy cerca de la carretera de La Coruña.

Contaban los cronistas de la época que no se escatimó un detalle para poner en pie Pekín a las puertas de la capital de España, para lo que se contó con maestros falleros. “Todos los detalles y pormenores han sido cuidados con realidad no exenta de fantasía”, relataba el No-Do, mientras contabilizaba construcciones como la Gran Muralla china, la Ciudad Prohibida, fuentes, ríos, “sólidas casas de estilo arquitectónico sin mistificaciones”...

La película comenzaría a rodarse al año siguiente con grandes actores como Charlton Heston, Ava Gardner y David Niven y también actores locales, entre los que estaban en papeles secundarios, Alfredo Mayo, Conchita Montes, José Nieto y Fernando Sancho y más de 500 extras españoles, la mayoría vecinos de Las Rozas.

Porque lo cierto es que casi todo el pueblo de Las Rozas colaboró en la grabación de las películas de Samuel Bronston. Unos vecinos fueron figurantes y otros, como Francisco Bravo, escayolistas, carpinteros o albañiles. Este roceño recordaba que todos los decorados se levantaron con escayola y ladrillo, y que el sueldo que percibieron rondaba por aquel entonces las 500 pesetas, que en esa época era un dineral. Los figurantes, sin embargo, cobraban entre 20 y 30 pesetas -y el bocadillo- por su colaboración.

Entre las anécdotas que rememoraba Francisco Bravo se encuentran las de los rodajes de batallas a pleno sol, en las que los que tenían que hacer el papel de muertos acababan perdiendo la paciencia y poco a poco se movían para ponerse a la sombra. El director enseguida les reprendía y decía “los muertos quietos”. Bravo conservó toda su vida, como recuerdo de sus andanzas cinematográficas, un león dorado del decorado de ‘55 días en Pekín’.

La leyenda que rodea al rodaje de esta película sobre el levantamiento de los bóxers en Pekín en 1900 y el sitio al que se vieron sometidas las embajadas de las potencias extranjeras, habla de la mala relación de Ava Gardner y Charlton Heston, que al parecer no se soportaban. También de cómo una memorable juerga en la casa de Las Matas en la que residía el director, Nicholas Ray, fue la causante del colapso que éste sufrió en pleno rodaje. En sus memorias ‘In the Arena’, Charlton Heston le echaba la culpa a Ava Gardner de ese episodio por, en el transcurso de esa velada, reprochar duramente al director su actitud profesional. El actor acabaría rodando las últimas escenas de la superproducción cuando también falló el director que contrataron para sustituir a Ray.

‘55 días en Pekín’ no fue precisamente un éxito económico ni de crítica, pero al año siguiente Samuel Bronston volvía a la carga con otra de esas historias más grandes que la vida misma. En esta ocasión, contaba con el director Anthony Mann, con los actores Stephen Boyd, Sophia Loren, Christopher Plummer, Alec Guinness, James Mason y Anthony Quayle y con una reproducción casi exacta del Foro de Roma, para contar ‘La Caída del Imperio romano’.

Roma sustituyó a Pekín a las puertas de Madrid e hizo falta todo un batallón de albañiles, electricistas y trabajadores de variadas habilidades para contribuir a la laboriosa tarea de levantar los decorados de la película. Así que a Las Matas volvieron los vecinos de Las Rozas y alrededores a trabajar durante meses y, una vez que todo estuvo listo, tampoco faltaron los que trabajaron de extras en las multitudinarias escenas de la película.

Los hubo que un buen día se vieron disfrazados de chinos con coletilla incluída, asaltando una fortaleza, y meses después volvieron a los campos de Las Rozas con sandalias y armadura, formando parte de las legiones romanas. Uno de esos extras recurrentes en las producciones de Samuel Bronston, Ramón Expósito, recuerda para MasVive cómo participó como extra en todas las producciones del productor norteamericano y en alguna más de añadidura. Estuvo en ‘El Cid’, fue un alemán en ‘55 Días en Pekín’, y soldado en ‘La caída del imperio romano’.

Aunque hoy en día la superproducción tenga sus defensores, la película volvió a ser un fracaso en taquilla que se vio repetido con la siguiente producción de Samuel Bronston en tierras españolas, ‘El fabuloso mundo del circo’, rodada en un espectacular escenario en el puerto de Barcelona, que acabó por arruinarle. Aun se rodaría una última película en los escenarios de Las Rozas, ‘Salvajes Pampas’, una película del Oeste estrenada en 1966, pero los restos de los estudios de Las Matas estaban ya condenados a la ruina y el olvido.

En 1972 lo que quedaba del impero de Samuel Bronston fue embargado, vendido o subastado, y el estadounidense se marchó de vuelta a su país, donde fallecería el 12 de enero de 1994. Pero siempre tuvo a Las Rozas en su memoria, porque su último deseo fue que sus cenizas reposaran en la localidad, que un año más tarde le dedicaba, con una retrospectiva en forma de exposición, un último homenaje. Un homenaje que se extendió al callejero municipal, ya que la avenida que atraviesa la Dehesa de Navalcarbón lleva el nombre de Avenida Samuel Bronston.

El gran plató del Noroeste

Si en Las Rozas se especializaban en las grandes producciones, muy cerca, en Hoyo de Manzanares, lo que se llevaba por aquellos mismos años, antes de que reinara Almería, era el spaghetti western. En torno a Golden City, el primer poblado del Oeste de carácter estable en España, construido en 1962 por el productor, guionista y director Eduardo Manzanos Brochero, se llegaron a rodar más de 50 películas, desde ‘Por un puñado de dólares’ y ‘La muerte tenía un precio’ de Sergio Leone hasta títulos menos conocidos, películas todas ambientadas en el Salvaje Oeste o en el Chicago de los años 50 dirigidas por directores españoles, americanos e italianos.

Por su parte, la cercana Torrelodones se convirtió en los años 70 en la meca del cine de bajo presupuesto con multitud de rodajes de películas de terror de serie B que utilizaban los inquietantes decorados naturales que proporcionaban edificios como Canto del Pico y la Casa Panarras. Allí rodaron Paul Naschy o José Maria Elorrieta, entre otros directores del género. También fue protagonista de algunas cintas del destape, aunque su nombre siempre quedará asociado a un director mucho más reconocido, Carlos Saura, que utilizó la casa El Pendolero para rodar ‘Ana y los lobos’ y ‘Mamá cumple cien años’.

En la época de Bronston no sólo Las Rozas, toda la Sierra del Guadarrama se llenó de cámaras cinematográficas, un gran plató al aire libre que lo mismo ha servido, a lo largo de los años, para recrear la estepa siberiana que el Salvaje Oeste, la selva amazónica o la tierra natal de Conan. Porque como dijo en una ocasión el director, actor y genio cinematográfico Orson Welles, que también anduvo por estas tierras, en España cabe todo un continente de localizaciones.

Roma no se construyó en un día

El decorado de ‘La caída del Imperio romano’ acabó en el Libro Guiness de los Récords por sus dimensiones. Levantado en una extensión de 22,25 hectáreas de terreno, esta réplica del Foro Romano diseñada por Veniero Colasanti y John Moore tenía unas medidas de 400 X 230 metros. Un total de 1.100 obreros trabajaron durante sietes meses en levantar la fachada del Foro con 170.000 bloques de cemento. También se construyeron 6.705 metros de escaleras, 601 columnas y 350 estatuas, así como 27 edificios a su tamaño real. Además construyeron en Valsaín un gigantesco fortín para las legiones romanas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios


© MasVive · info@masvive.com · Tf. 649 899 955