www.masvive.com
Una guía para conocer la flora y vegetación de Torrelodones
Ampliar

Una guía para conocer la flora y vegetación de Torrelodones

Add to Flipboard Magazine.

Dos años de trabajo y casi un centenar de visitas a pie (casi 600 horas de trabajo de campo) por los espacios naturales de Torrelodones. Es lo que hay detrás del libro ‘Vegetación y Flora de Torrelodones’, de Pedro Molina Holgado (del Departamento de Geografía Universidad Autónoma de Madrid y coautor también de ‘Torrelodones, naturaleza y paisaje’), que ya se puede consultar en formato PDF en la web del Ayuntamiento y que pronto tendrá también edición en papel.

En el libro se da cuenta de la enorme riqueza de la flora y vegetación que albergan los 21 kilómetros cuadrados que ocupa Torrelodones, en los que se han catalogado -de momento, porque se siguen haciendo descubrimientos- más de 740 especies distintas, el 28 por ciento de la flora de la región. El trabajo se divide en dos partes, la primera dedicada a analizar de manera general la vegetación local y la segunda dedicada a la flora de Torrelodones.

Para hacer este trabajo, explica Pedro Molina Holgado a MasVive, se dividió el territorio de Torrelodones en pequeñas cuadrículas de muestreo, de un kilómetro cuadrado, que se fueron visitando en diversas ocasiones y épocas del año para determinar todas las especies existentes en cada una de ellas. “El nivel de prospección ha sido muy intenso”, asegura. Explica cosas sorprendentes como que en el poco más de kilómetro cuadrado que ocupa el Área Homogénea Norte han localizado “el 16,2 por ciento de la flora de Madrid”, 426 especies en lo que apenas supone el 0,02 por ciento del territorio regional.

“Torrelodones es, en términos botánicos, un lugar fascinante, porque está entre dos grandes ámbitos naturales, entre la Sierra y su piedemonte y lo que nosotros llamamos la cuenca sedimentaria del Tajo, una zona muy distinta”, señala Molina. “Yo creo que la gente no es consciente del valor que tiene Torrelodones”. Si quieren empezar a conocer de verdad la riqueza de la flora y vegetación que nos rodean, el experto recomienda comenzar visitando la zona del Área Homogénea Norte, así como el entorno del Monte de los Ángeles y Canto del Pico. “Pero cualquier espacio es francamente interesante”.

Curiosidades

Entre las especies más curiosas que se han encontrado los investigadores visitando durante dos años los espacios naturales de Torrelodones se encuentra, por ejemplo, una especie de helecho, el Ophioglossum Lusitanicum, del que solo se encuentra en Madrid “una cita del siglo pasado” y del que hay una pequeña colonia en Torrelodones. Para encontrarlo en otro lugar del centro peninsular hay que irse a los montes de Toledo y a Cáceres porque es una especie “que se distribuye sobre todo por el litoral”.

“Otra cosa muy interesante de Torrelodones es que en ciertos lugares aparecen especies que están en zonas de media y alta montaña pero aparecen en el municipio a cotas muy bajas, aprovechando pequeños ambientes que hay. Es muy singular el papel de refugio que tienen algunos enclaves, con unas condiciones muy particulares de humedad que van a desaparecer con la crisis climática”, relata. La otra cara de la moneda es la aparición de “muchas plantas alóctonas, es decir, plantas neotropicales americanas que cada vez van ganando más extensión”.

Al hilo de esto, Pedro Molina Holgado afirma que es “una barbaridad” negar los efectos que el cambio climático está teniendo en nuestros entornos naturales. “Es brutal”, explica, y pone como ejemplo “la cantidad de encinas secas y otros árboles” que se pueden encontrar en Torrelodones. “Es tremendo, pero plantas que se supone que están adaptadas a estas situaciones de estrés climático, es decir de falta de agua en este caso, van cayendo una detrás de otra. Yo nunca había visto tantas encinas o madroños muertos, muchísimas especies aparentemente duras y resistentes. Estamos experimentando una desertificación brutal”, relata. En este momento corremos el riesgo de que este libro de vegetación y flora de Torrelodones acabe convertido, dicen el experto, “en una gran esquela” de numerosas especies que en este contexto acabarán desapareciendo.

Desde el Ayuntamiento, el concejal de Medio Ambiente, Luis Berutich, asegura que este trabajo “posee tres valiosas facetas, que superan los límites de lo que a priori se espera de un estudio de esta naturaleza”. Esas facetas, que relata en el preámbulo del libro, son “la científica, porque es una aportación valiosa al conocimiento de la flora de Madrid y del centro de España; la técnica, porque dota al Ayuntamiento de un instrumento muy útil para la intervención territorial, con un volumen de información muy notable, algo básico si se desea intervenir en el territorio adecuadamente; y la cívica, porque ofrece a los vecinos un exhaustivo repertorio de la vegetación y flora local, algo, por cierto, único en Madrid, también de apreciable interés en términos educativos”.

“Un trabajo de este tipo debería ser obligado en todos los municipios”, aporta a modo de reflexión final el autor, “porque por una parte les permite intervenir adecuadamente en el territorio y, por otra, promover, conservar y educar en los valores naturales de su término municipal”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios


© MasVive · info@masvive.com · Tf. 649 899 955