www.masvive.com

Ha fallecido a los 83 años

Las Rozas se despide del Padre Carlos Juárez Setién
Ampliar

Las Rozas se despide del Padre Carlos Juárez Setién

jueves 22 de febrero de 2018, 17:37h
Add to Flipboard Magazine.

Las Rozas está de luto. Este jueves ha fallecido uno de los vecinos más queridos de la localidad, el padre Carlos Juárez Setién, a los 83 años de edad.

Fundador de la Peña Recreativa Club Las Rozas 70, y promotor de numerosas iniciativas deportivas y culturales, recibió en 2017 un homenaje de todo el municipio, al dar su nombre a los campos de fútbol de El Abajón. Muy sentida ha sido su muerte para todos aquellos que le conocían, a quienes deja un gran vacío en su corazón. Las redes sociales se han llenado de mensajes de despedida y sentidos homenajes por parte de responsables políticos, entidades sociales y vecinos de la localidad.

En MasVive publicábamos recientemente una entrevista con el padre Carlos, que reproducimos a continuación, como homenaje a este sacerdote que llegó a Las Rozas en 1965 para conquistar a los roceños con su gran corazón. Descanse en Paz.

ENTREVISTA CON EL PADRE CARLOS JUÁREZ

"He tenido una relación con los roceños muy bonita, de gran amistad"

Más de medio siglo lleva participando activamente en la vida social de Las Rozas el padre Carlos Juárez. Desde que llegó al municipio en los años 60, han sido muchas las iniciativas culturales y deportivas que ha puesto en marcha. Por su personalidad y labor se ha ganado el cariño de todos quienes le conocen, por lo que el Ayuntamiento le ha homenajeado dando su nombre al campo de fútbol de El Abajón. Nacido en Madrid, muy cerca de la Puerta del Sol, en 1935, guarda numerosos recuerdos y anécdotas para contar acerca de cómo ha cambiado la localidad, en donde, pese al crecimiento de los últimos años, se ha continuado con actividades que promovió junto a otros vecinos, como la Gymkhana Humorística de las fiestas patronales de San Miguel, las obras de teatro de la Peña Recreativa Club Las Rozas 70 o la ‘Lumbre de los quintos’.

Para usted, ¿qué supone el hecho de que le hayan dado su nombre al campo de fútbol?

Me da una vergüenza enorme, porque en el fondo no he hecho nada extraordinario. He hecho una cosa normal, entre amigos, entre gente colaboradora. Aunque cada uno pensábamos de una forma, nos hemos complementado muy bien en los proyectos que hemos puesto en marcha. Sin embargo, este homenaje para mi es una gran satisfacción, porque la gente me ha demostrado el cariño que me tiene y eso es de un valor incalculable. Me tengo que sentir muy satisfecho, no porque diga que me lo merezco, si no por la calidad de la gente, su sensibilidad, para mí es muy importante. Además, va acorde conmigo que un campo de fútbol lleve ni nombre, por los años que me he dedicado a este deporte, sobre todo con los infantiles. El equipo se llamaba Club Deportivo Las Rozas.

¿Cómo recuerda que fue su llegada al municipio de Las Rozas?

Llegué en el año 1965, cuando tenía 30 años, porque conocía a José Luis Bravo. Trabajábamos juntos en el mismo colegio, que era Los Rosales. Me dijo que me viniera a Las Rozas para entrenar al equipo de fútbol. Comencé a tratar con los vecinos y a organizar distintos proyectos.

Por aquel entonces, la localidad ofrecía pocas posibilidades a la hora de disfrutar de actividades deportivas o culturales…

En aquella época no había muchas cosas. Di unas conferencias espirituales en la parroquia para gente joven. Como conocía a muchos jóvenes, por los entrenamientos de fútbol, fueron por curiosidad a escucharme. Al cabo de una semana, en el famoso bar La Taurina, que ahora no existe, surgió el crear un club, y así es como nace el Club Las Rozas 70, que luego más tarde fue la Peña Recreativa Club Las Rozas 70. Ahí empezaron a materializarse todas aquellas propuestas e ideas que se nos ocurrían, aunque no todas salieron adelante. El pueblo tenía menos de 3.000 habitantes, por lo que era mucho más fácil poder organizar cosas.

De las actividades que perviven, ¿cuáles le gustaría destacar?

La Peña sigue organizando la Gymkhana Humorística de las fiestas, las obras de teatro y otras actividades que vamos celebrando a lo largo del año. Tiene 180 socios. Es un número respetable. Hemos intentando también recordar las costumbres que había en el municipio a través de la revista. Además, trabajamos para mantener la ‘Lumbre de los quintos’. Es una tradición que es muy antigua y no hemos conseguido saber de dónde arranca, pero que hacían año tras año la Noche de Reyes, los jóvenes que se iban al servicio militar. Por otra parte, como sacerdote, me siento muy satisfecho. He estado en las bodas de muchísimos de los jóvenes de aquí. Me siento emocionado también porque en los momentos más tristes de la vida de estas personas, he podido estar presente, acompañando. También he podido realizar como sacerdote esa labor, de llevar un poco de esperanza y alegría.

Ha sido una larga relación con los vecinos…

Ha habido una relación con los roceños muy bonita. Eso no quiere decir que siempre hayamos estado de acuerdo, pero ha habido una relación de gran amistad. Me he sentido en todo momento muy respetado y muy querido y eso se ha plasmado con el homenaje que agradezco con todo mi corazón. Ahora por motivos de salud y edad, estoy un poco más retirado, en enero he cumplido 83 años, pero todavía sigo trabajando en el teatro y en la revista de la Gymkhana. En la Peña me piden mi opinión sobre determinadas cuestiones, así que aunque esté muy retirado, sigo en la actividad de gente joven.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios


© MasVive · info@masvive.com · Tf. 649 899 955