www.masvive.com
Noventa metros para unir Torrelodones bajo la A-6
Ampliar

Noventa metros para unir Torrelodones bajo la A-6

Por Mabel Cazorla
martes 19 de mayo de 2015, 20:18h
Add to Flipboard Magazine.
El pasado 21 de abril el Ayuntamiento de Torrelodones y la empresa FCC Construcciones firmaban el Acta de Comprobación de Replanteo de las obras de construcción del paso inferior bajo la A-6, fecha a partir de la cual comienzan a contar, oficialmente, los seis meses de plazo que ha dado la empresa adjudicataria para ejecutar las obras.

Si los plazos se cumplen, a finales de año se podrá utilizar el paso inferior, una obra que lleva proyectada ni más ni menos que desde las Normas Subsidiarias de 1997, como sistema general adscrito al Sector AHS y a la UE16 (Casino). Pero antes de que los coches y los peatones puedan comenzar a recorrer los 90 metros del paso inferior quedan por delante obras que van a afectar a las vías de servicio y al tronco de la A-6, que sufrirá a partir de junio desvíos durante la ejecución del paso que, inevitablemente, van a afectar al tráfico de una autovía por la que pueden llegar a circular hasta 120.000 vehículos diarios.

Las obras del paso inferior se adjudicaron en Pleno extraordinario el pasado 24 de febrero a la empresa FCC Construcciones por un importe de 5.258.379,28 euros, IVA incluido. El contrato con la adjudicataria se firmaba oficialmente un mes después.

Lo primero que se ha hecho, explica el arquitecto municipal, Alberto Alonso, es el replanteo de la obra, que es ni más ni menos que ver sobre el terreno el ámbito de la misma, “para comprobar que coincide la realidad física con el proyecto y que las obras se realizan dentro de los terrenos que en su día fueron expropiados por el Ayuntamiento al norte de la autopista”. Es en esa zona donde se construirá una de las rotondas de salida del paso inferior, ya que la otra, la del Centro Comercial, ya se dimensionó cuando se construyó para dar servicio a esta infraestructura. También se ha realizado el recálculo de la estructura exigido por el Ministerio de Fomento, para comprobar si cumple con la normativa actual vigente en la materia.

Fases y desvíos

La cuestión clave, la que más preocupa a los conductores, es cuándo van a comenzar los desvíos previstos en la A-6. La obra se ejecutará en cuatro fases y se irá haciendo por partes, primero en la margen derecha, en dirección a Madrid, y luego la margen izquierda, en sentido A Coruña. Según se vayan realizando los desvíos de tráfico se va ejecutando en paralelo, por tramos y en las mismas fases, el paso inferior.

“Pero en todo caso lo que se garantiza es que el flujo de tráfico no se corta nunca en los dos sentidos, siempre se va a poder circular. La opinión de la Dirección Facultativa de obras que ha contratado el Ayuntamiento, es que haciendo bien los desvíos, no tiene por qué causar grandes trastornos, ya que además son cuatro carriles en cada sentido, lo que supone en principio suficiente fluidez de tráfico; siempre será una relativa molestia, más para los vecinos de Torrelodones que para los que circulen por la Autopista, pero una vez que se acostumbren los conductores a la existencia de un determinado tipo de desvíos, no creo que existan excesivos problemas”, resume el arquitecto municipal. No está previsto que esos desvíos comiencen al menos hasta mediados de junio.

Es necesario desviar la autovía porque la construcción del paso inferior exige la ejecución de pilotes sobre los que más tarde se instalarán las vigas y posterior losa como techo del túnel, de forma que una vez ejecutadas las contenciones laterales y el forjado se procederá a la excavación de tierras en una sola vez. Es una infraestructura “sencilla” desde el punto de vista estructural explica Alberto Alonso. “Al fin y al cabo es un paso que tiene solamente 90 metros de largo y 22 metros de ancho; no es una mega estructura, sino un paso relativamente corto”. Contará con dos carriles por sentido de 3,5 metros de ancho cada uno; una mediana de 2 metros y una acera de 2,5 metros en uno de los laterales.

En cuanto a las actuaciones previstas en las vías de servicio, la más afectada será la de sentido A Coruña, porque habrá que hacer la nueva rotonda, en las cercanías del campo de fútbol, y nuevos ramales de enlace para la misma. También habrá que intervenir en un buen tramo de la vía de servicio desde Las Matas, lo que en algunos puntos implicará modificaciones en su rasante y en otros simplemente trabajos de refuerzo del firme. Lo que sí se elimina es la salida a la autopista en Las Matas, para ejecutar una más adelante, ya en Torrelodones.

La vía de servicio en dirección a Madrid, como ya existe la rotonda del Centro Comercial por la que saldrá el tráfico del paso inferior, se queda prácticamente como está, aunque es necesario rectificar ligeramente el enlace desde la rotonda con la vía de servicio.

Eso sin olvidar que se tienen que realizar previamente, con el visto bueno de las compañías, importantes desvíos de servicios en la zona, lo que afecta a líneas de telefonía, luz, gas y abastecimiento de agua.

Colaboración

Explica Alberto Alonso que en todo momento, tanto la Dirección Facultativa de obras de la empresa adjudicataria, FCC Construcciones, como la Dirección Facultativa que ha contratado el Ayuntamiento, están en contacto con el Ministerio de Fomento, y que éste, a través de la empresa que realiza el mantenimiento de la autopista, “va a estar muy vigilante de todo lo que se haga, de modo que cualquier cambio o incidencia tiene que contar con su visto bueno”.

La colaboración con Fomento ha sido fundamental durante todo el proceso, tanto en la redacción de los proyectos del paso inferior -ya que el proyecto original, de 2004, tuvo que ser adaptado el año pasado a los cambios de normativa y de criterio en cuanto a la solución de algunos de los aspectos de la obra-; como en su salida a concurso, procedimiento en el que asesoró sobre todo en cuanto al pliego de condiciones técnicas que tenía que cumplir la Dirección Facultativa externa. Está compuesta por un Director de Proyecto y un Director de Ejecución (a pie de obra), ambos ingenieros de caminos, que han abierto una oficina en Torrelodones y están en contacto diario con el Consistorio. Es una figura habitual en todo tipo de obras públicas, explica el arquitecto municipal, ya que es imprescindible, además por imperativo legal, la existencia de técnicos, independientes de la empresa adjudicataria, que defiendan los intereses del órgano contratante, en este caso al Ayuntamiento, a efectos de la supervisión técnica, cumplimiento de plazos, y sobre todo, control económico de la obra.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios


© MasVive · [email protected] · Tf. 649 899 955