https://www.masvive.com/

Hemeroteca. Noticias con fecha miércoles, 17 de febrero de 2016

Miércoles 17 de febrero de 2016
Torrelodones

El domingo 13 de marzo, el parque de Prado Grande acogerá una nueva edición del Mercadillo Popular de Torrelodones.

Aquellos vecinos que deseen disfrutar de un espacio en el que ofrecer sus enseres de segunda mano podrán, en primera instancia, inscribirse en la página web del Ayuntamiento desde las 09:00 horas del lunes 15 de febrero, periodo de inscripción que finalizará el 29 de este mismo mes.


Miércoles 17 de febrero de 2016
Hoyo de Manzanares
Junto con el que fue instructor del expediente disciplinario contra el Secretario de la Legislatura 2007-2011.

El viernes 19 de Febrero están citados por el Ministerio Fiscal en el Juzgado de Instrucción número 1 de Colmenar Viejo, tanto el actual alcalde José Ramón Regueiras como el ex concejal de Izquierda Unida, Pedro Rodriguez. Así mismo estarán declarando próximamente en calidad de testigos otros ex cargos en el Ayuntamiento.


Miércoles 17 de febrero de 2016
Torrelodones

En el hall de la Casa Consistorial de Torrelodones se encuentra desde hace varios años un mural hecho de cuarzos, transparencias de yeso, pizarra, mármol, cianita azul y óxidos verdes traídos de Chile. Esta composición abstracta lleva el título de `Diálogo de Lunas´ y dicen los críticos de arte que es la obra cumbre del escultor Juan Moral. Esta pieza fue creada hace más de 20 años en el Taller que tiene en su Casa Museo diseñada por él mismo en Torrelodones. Pertenece a su época artística donde experimenta con el lenguaje de las piedras generando `Litospacios´. Hace un año se formalizó la donación de esta pieza, junto con otras para el Jardín-Museo, al Ayuntamiento de Torrelodones.

Lo que pocos conocen es que esta obra pétrea tiene una canción compuesta bajo la misma inspiración, fruto del diálogo entre dos artistas.


Miércoles 17 de febrero de 2016
Torrelodones

Todo lo que ocurre en nuestros días acabará en algún momento convertido en Historia, pasará de ser actualidad a convertirse, simplemente, en una narración más sobre el pasado. Algunas cosas acabarán convertidas en materia de estudio en los libros de texto, pero no nos engañemos: la mayoría se convertirán simplemente en curiosidades, relatos que interesarán a unos pocos o prácticamente a nadie. Serán aquello que Don Miguel de Unamuno llamaba la intrahistoria, los relatos que sirven de telón de fondo a la Historia con mayúsculas.

Estas últimas semanas hemos asistido en Torrelodones, por ejemplo, a una curiosa polémica sobre dónde se tienen que sentar los concejales de la oposición. Que si están separados y quieren estar juntos, que si a quién le toca sentarse al lado de la columna… puede sonar casi infantil, pero este baile de las sillas lo hemos visto hasta en el Congreso de los Diputados. La cosa es que todo se convierte en estos días en ocasión para montar una pelea, ya sea la aprobación de unos presupuestos, la redacción de un Plan de Urbanismo o o hasta cómo se tiene que arreglar una acera.

Supone un buen ejercicio pensar qué de lo que sucede hoy tendrá especial relevancia para nuestros descendientes. Qué de todo lo que hoy nos quita el sueño conseguirá, si acaso, una línea en los textos que retraten esta época convulsa en la posteridad. Aunque todo sirva para contar algo, como esos documentos que van rescatando, laboriosa y dedicadamente, en el Archivo de Torrelodones y que nos conectan con otras historias del pasado, como las Guerras Carlistas o la llegada de la Democracia.

Todo, puesto en su contexto, significa algo. Pero hay cosas en las que nos enredamo que, vistas con perspectiva, no deberían quitarnos tanto tiempo. No vamos a llegar al extremo de darle la razón a Shakespeare cuando ponía en boca de Macbeth aquello de que “la vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y furia, que no significa nada”, pero sí que hay demasiado ruido y hasta furia empañando determinados debates, desde las grandes discusiones de la política nacional hasta las pequeñas decisiones municipales.

Cuesta ver con perspectiva el momento actual, así que los análisis son, por fuerza, incompletos. Habrá que esperar a que alguien dentro de mucho tiempo vaya extrayendo de nuevo todas estas historias y les encuentre un sentido en el gran esquema de las cosas. O se pregunte, asombrado, por qué nos andábamos preocupando por cuestiones que, al final, no condujeron a nada. Sólo nos queda dejarle a quienes vengan un relato lo más coherente posible de nuestro tiempo. Aunque no sepamos explicarlo del todo.